ACTUALIZACIÓN DEL INVENTARIO NACIONAL DE PLAGUICIDAS OBSOLETOS

Quito, 20 de mayo del 2019.- La Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad) en colaboración con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en el marco del Programa Nacional de Gestión de Químicos (PNGQ), organizaron el Taller de capacitación “Gestión de plaguicidas obsoletos generados en el sector agrícola-metodología de inventario” con la finalidad de impartir los fundamentos teórico-prácticos que permitieron obtener los conocimientos y desarrollar habilidades para la recopilación de información sobre la distribución e identificación de las existencias de estas sustancias y otros materiales; lo que permitirá realizar una evaluación de riesgos de los sitios y determinar la magnitud de la problemática para implementar las tareas de salvaguarda, disposición final y prevención.

Según la FAO, los plaguicidas obsoletos son un conjunto de sustancias y materiales contaminados (semillas, fertilizantes, pulverizadoras, suelo contaminado, entre otros) considerados un tipo de desecho tóxico que debido a las características eco-toxicológicas que poseen, representan mayor riesgo que los plaguicidas vigentes. En este conjunto se incluyen plaguicidas caducados, deteriorados, prohibidos, no registrados, adulterados, desconocidos, que no pueden ser usados para el propósito que fueron elaborados.

El Ecuador, mediante el proyecto UTF/ECU/095/ECU que fue ejecutado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y la FAO en 2014, dio el primer paso en gestión integral de plaguicidas obsoletos (POs) generados en el sector agrícola, al lograr la eliminación segura de 16 toneladas de estas sustancias que se encontraban acumuladas en 26 sitios del país. Sin embargo, durante la consecución del primer inventario sectorial, se reportó la existencia de nuevas acumulaciones de estas sustancias en diferentes sitios potenciales del territorio nacional, en los cuales no se descarta la posibilidad que las cantidades y condiciones de almacenamiento constituyan graves riesgos y amenazas a la salud y ambiente de la población circundante.

En el 2017, Agrocalidad con el apoyo de los gremios APCSA e INNOVAGRO, realizó un nuevo inventario en 240 empresas y 2181 almacenes de expendio, teniendo como resultado 112.20 toneladas de plaguicidas obsoletos, en 23 provincias del país.

Finalmente, en el 2018 el Ministerio del Ambiente a través del Proyecto Nacional de Gestión de Químicos del PNUD, lograron el financiamiento a través del GEF para continuar con el proyecto inicial, por lo que nuevamente se retomaron las actividades y se vio la pertinencia de realizar una actualización del inventario realizado por la Agencia.

Por tal motivo, desde el 17 de mayo hasta el 17 de julio del año en curso, técnicos de la consultora ADVANCE, debidamente identificados visitarán los almacenes de expendio de plaguicidas para realizar una validación de las existencias de plaguicidas obsoletos que se encuentran almacenados; en este sentido, se requiere el apoyo de los operadores, cumpliendo con lo siguiente:

  1. Colocar en el área de producto no conforme de su almacén, todos los productos obsoletos que posea. Entiéndase por obsoletos a los plaguicidas caducados, derramados, sin registro, sin etiqueta, envases o fundas deteriorados, moléculas prohibidas o material contaminado.
  2. Permitir el ingreso a los técnicos que realizarán el inventario (consultora ADVANCE), quienes portarán una identificación que será presentada al momento de llegada.

Recordamos a los almacenistas que:

  • Una vez que termine la validación del inventario; la recolección y la eliminación de los plaguicidas obsoletos será de modo seguro para la salud y el ambiente y SIN COSTO PARA LOS ALMACENISTAS.
  • Todo plaguicida obsoleto que se encuentre en el área de productos no conformes y sea incluido en el inventario, NO GENERARÁ SANCIONESal almacenista.

En conclusión, los productos obsoletos son un gran riesgo para la salud humana, animal y el ambiente, por lo que mantenerlos almacenados es un peligro latente y no es posible eliminarlos como basura común ya que implica un problema mayor.